domingo, 27 de marzo de 2011

La pena también engorda


Este es el delicioso sandwich con pasta parasandwich y pavo que se ha dejado mi hijo. Si no hubiese estado a dieta me lo hubiera comido casi incoscientemente, esto es, seguramente 200 Kcal aproximadamente que hubiera comido y que no hubieran contado en la expresión "¡Si tampoco como tanto!" Y es que como sabemos, el alimentarnos mientras estamos a dieta es más caro, no sólo por la comida que tenemos que comprar (pescado fresco, ternera, etc.) sino también por la comida que tenemos que tirar. Y es que como no estemos dispuestos a aceptar este destrozo, tendremos un sufrimiento añadido a esto de adelgazar, yo lo llamo daños colaterales. Hay que aceptar, que si vivimos en familia, tiraremos más comida cuando estamos a dieta que cuando no lo estamos. Por ejemplo ayer mi hijo se dejó enteritas unas Natillas Danone ¡Con lo que me gustan! Hace quince días también me las hubiera comido y aunque hice el intento de guardarlas para hoy, pero cuando he ido a echarlas mano estaban "como aguadas" así que ¡A la basura! Por eso, digo en el título, que si nos dejamos llevar por la pena, que es muy habitual los que estamos "gorditos" el comernos cosas que llevan algo tiempo en la nevera y que se van a ponerse malas por lo que engullimos calorías por la pena de no tirarlas o que se pongan malas.
Para adelgazar hay que desprendernos de estos hábitos.
Hoy me he vuelto a pesar y en una semana que llevo a dieta, he perdido 2,5 kilitos. ¡¡Estupendo!! ¿No? Así que empiezo la semana estupendamente. El choque de puré de calabacín fue todo un exito y me hizo no desvanecer después de haberme saltado la dieta por temas laborales.

1 comentario:

  1. Cuánta razón tienes, Morlaco... estar gordo sale mucho más barato! Económicamente... porque luego en tema salud...y si inviertes en dietistas y tal te cobran una pasta con lo cual... yo me quedo con Dukan forever!!!!

    besos

    ResponderEliminar