domingo, 26 de junio de 2011

Tras vencer en varias tormentas, velocidad crucero en #Dukan


Una semana bastante movidita. Martes comida con un proveedor. Tuve la suerte de que fue en una parrilla, por lo que, en principio todo debería haber ido estupendamente si el subconsciente no me hubiese traicionado. Eramos tres, y la idea esta pedir unos entrantes y luego un segundo cada uno. Esta vez me declaré, dije abiertamente que estaba siguiendo un régimen, pero era más bien por advertir de que alguno de los platos no los iba a probar. Se pidió de entrante unas mollejas al ajillo (intocables, fritas y con una base de aceite con ajo alucinante); también se pidió media ración de jamón y queso (también me tocó mirar) y luego una ensalada. Yo pensé que esa iba a ser la una excepción que iba a hacer: comer un poco de aceite en la ensalada (evidentemente nada de alcohol ni de pan). Llegan los segundos platos, la carta llena de carnes, la decisión estaba tomada, un entrecot a la brasa. Pero mi gran decepción llegó cuando veo al camarero aparecer con un escalope empanado rodeado de patatas fritas. Cuando me quejo de que se habían equivocado, no solo el camarero dice que no, que había pedido un escalope; sino que los otros comensales también confirmaron que había pedido un escalope. Ya no había solución, me había equivocado... Me lo comí sin rechistar, dejando las patatas de lado (y ¡qué rico me supo!), pero no bajé la guardia, pensé que solo era un bache en el camino... por la noche me alegré al oir a mi mujer que me olía el aliento a acetona, por lo que pensé que tal vez el empanado no tendría tantos hidratos como imaginaba. Y ¡¡Efectivamente!! Al día siguiente, con más miedo que vergüenza, me subí a la báscula. ¡¡Marcaba 107,3 Kg.!! No parece que hubiera hecho un efecto catastrófico en la dieta, así que otro subidón para seguir con la dieta.
Otra prueba, a la que tuve que hacer frente fue ayer sábado, que ya estaba mentalizado para una salida "de marcha" para la noche, rehusé ir a la cena (porque mis amigos quedaron para ir a cenar y luego de copas), con el pretexto del niño, les dije que me incorporaría en las copas. Pero antes de esto, al mediodía, surgió una comida de improviso con unos amigos que me encontré. ¡¡Uff!! ¡¡Qué pereza!! Una comida de la que no estaba mentalizado, así que puse a mi cabeza a funcionar a ver dónde podía ser (era yo el anfitrión)... se me ocurrió otro asador, en el cual comí algo de ensalada, y un solomillo a la brasa, ¡una pasta!, pero era de lo poco que había en la carta que podía comer. Así logré pasar el día hasta llegar a la noche (ese día caminé 1 hora que me vino de perlas). Llegó la noche y el gran reto: salida nocturna, 5 horas, de pié, y como un campeón con 2 botes de Coca Cola light, no sin estar rodeado de "cubateo" para acá y para allá, y con la música, como siempre a tope. Pero ahí estaba, como un mástil de un barco al que le azota una tormenta (y nunca mejor dicho como un mástil, porque no me gusta bailar...) Bien, a las 5:15 de la mañana me estaba acostando con las sensación del deber cumplido. Hoy se está asando un estupendo pollo que comeremos en familia y mañana.... ¡A la báscula! El miércoles tengo idea de hacerme una analítica. Ya os contaré

martes, 14 de junio de 2011

Tomate ¡Mi salvador!

Los que habitualmente hemos "sabido" cenar, ya sebéis, me refiero a pizzas, hamburguesas y demás morralla del estilo cargada de grasas y calorías; llegamos a la cena como el "León de la Metro" con unas ganas increíbles de zampar. Pero me he acostumbrado a comer tomate a modo de primer plato, no es más que partir en trozos un buen tomate, y basta añadirle un poco de sal (me ahorro el aceite ¡Qué adelato!). Una vez que me lo he terminado, ya me enfrento a la seguna parte de la cena con otro talante, ya puedo comer unas lonchas de pavo o de jamón, una tortilla, algo de merluza al mircroondas, atún al natural, huevo cocido, pollo a la plancha... como veis, en esto estoy basando mis cenas, y suelo comer un pelín de pan (15 ó 20 grs.). Pan que del que prescindiré en breve. Voy a cambiar la forma de comer azúcares e hidratos, esto es, de forma decreciente. Desayunarés mis cereales, la fruta la pasaré de la tarde a la mañana, y por la tarde será cuando meriende un poco de pavo (quitaré el pan) y de cena lo anteriormente dicho. Y esque ya voy frenando la forma de bajar de peso, hasta ahora adelagazaba un kilogramo cada dos días, es obvio que este ritmo es sólo de primeros días, pero quiero ir adaptando la dieta poco a poco a mis hábitos y a mi forma de adelgazar.
Mañana me enfrento a otro reto, en este caso es laboral, no de ocio, por lo que tampoco quiero llamar demasiado la atención. En este caso, la comida es de cockatil, ya sabéis, un ir y venir de camareros con bandejas llenas de canapés, vasos, etc. Creo que lo que haré es llevarme comida de emergencia y dejarla en el coche por si acaso. Me exploco, ahora investigaré qué barritas sustitutivas de comida tienen más proteinas y menos hidratos, y echaré un par de ellas al coche. El sigueinte paso es ver si hay algún "picoteo" apto para mi. A veces pornen pinchos de langostino o tomates cherry, pero me extraña, por lo que veré como pasan las bandejas delante de mis narices, y cuanto termine "el tema" me zamparé mis dos barritas. Mañana os contaré.

domingo, 12 de junio de 2011

Hasta pronto Dukan, hasta pronto.

Desde el último post, he pasado por una serie de avatares que me han hecho tomar una determinación. En primer lugar esa misma noche de la cena salmón con gambas y pavo, me puse malísimo, quiero pensar (y es prácticamente seguro) que mi hijo me hubiera pegado la gastroenteritis que había pasado unos días antes, por lo que, sin dar mayores detalles, lo pasé bastante mal, y es más al día siguiente no puede probar bocado, además de encontrarme bastante débil.
Como digo, el día siguiente lo pasé con 2 yogures en el cuerpo, por lo que la "misión ataque Dukan" hubo que abortarla. ¿Qué hacer? La decisión que tomé puesto que tenía a los dos días mi primer compromiso social, es pasarme nuevamente a una dieta hipocalórica. Sí, esa que he comenzadao tantas veces, y que el mismo número de veces he abandonado. Pero, la verdad, ante las primeras alegrías de la báscula, me vi con fuerzas a cambiar de dieta. Ahora la pregunta es ¿Cuándo retomarla?.
Después de echarle un vistazo a mis compromisos sociales ¡Este mes parezco un ministro! He visto que hasta el mes de julio no debería ponerme duevamente con la dieta Dukan. Os la ebozo por si alguien quiere opinar: Miércoles comida de trabajo, el viernes una cena que es compromiso del trabajode mi mujer (en el Hotel Hilton), el día 30 de junio, comida en mi trabajo... y todo esto sin contar dos cumpleaños a los que inevitablemente seré invitado...
Así que, como he indicado antes, he decidido pornerme un regimen propio que a mi me funciona, y es muy sencillo:
DESAYUNO: Un vaso de leche con unos pocos cereales integrales (unos 30 grs.) para aportar algo de hidratos de carbono a la mañana. Actualmente, más que cereales he optado por el salvado de avena, me echo dos cucharadas colmadas con leche y andando.
MEDIA MAÑANA: Un piquito de pan integral que puede pesar 15 gramos con dos lonchas de pavo braseado.
ALMUERZO: Alterno pollo, ternera y pescado y elijo un primero de verduras (coliflor, repollo, espárragos, brócoli, ensalada de lecguga tomate y cebolla). Todo ello con el aceite medido: 10 ml (que debo distribuir entre el primero y el segundo plato); y vinagre. He decidido no tomar postres. Lo acompaño con un poco de pan integral (entre 25 y 30 grs.)
MERIENDA: A elegir entre un yogur desnatado (sin trozos de fruta) o fruta (melón, sandía, kiwi, manzana o pera).
CENA: La cena no la tendo del todo perfilada, pero en lo poco que llevo, el tomate se está convirtiendo en mi mejor amigo. La verdad es que llego con bastante ansiedad, sobretodo si se retrasa un poco. Y lo empiezo con un buen tomate con un poco de sal, ahora que es la temporada los puedes encontrar buenísimos, y luego algo de proteínas. Una tortilla francesa de un huevo (más 1 ó 2 claras del Mercadona), un poco de pollo a la plancha, pavo, una lata de almejas....
Puedo decir que esta dieta, me va bastante bien, puesto que me he pesado esta mañana y estoy siguiendo con el ritmo DUKAN, he perdido en una semanita...... trtrtrtrtrtrtrt.... 4 Kg. Sí, ya peso 110,6 Kg. Y eso, despúes de haber tenido comida "sufridora" estimula mucho, porque mientras todo el mundo estaba disfrutando de los entrantes, yo "piqué" unos trocitos de de pollo empanado (que era lo más sano que había en la mesa) y lo que digo, dos es dos (¡Anda que no hice cálculos calóricos en mi cabeza!); mientras todo el mundo estaba "dale que te dale" al pan.... yo mirando al techo; mientras todo el mundo llenaba sus copas de vino... yo de agua; mientras todo el mundo se pedía una hamburguesa o, en caso de solomillo, disfrutaba de sus patatas fritas, yo me tuve que limitar a comerme el solomillo "muy hecho" "pelao y mondao" y ver cómo mis patatas fritas se quedaban en el plato; mientras todo el mundo disfrutaba de sus postres, yo les miraba por encima de mi taza de café cortado (con sacarina por supuesto); mientras para finalizar brindaban con una copa de caulquier combinado de licor, yo con mi triste Coca Cola Light (que la pedí por pedir algo).... y no fue todo, la velada continuó hasta casa de un amigo, donde continuaron los cubalibres, picoteos y helados. Y yo, limitandome al triste ejercicio de mirar...
Como digo, en este tipo de encuentros me veo bastante amenudo y suele ser la causa de abandono de mis dietas. Por lo que, en lo que pueda, haré como ayer, pero creo que voy a decidir hacer una comida libre a la semana, con comida quiero decir almuerzo o cena, para poder compensarlo, y eso es lo que pretendo establecer. Si la cosa se pone como ayer, seguir la dieta, pero si se da el caso en el que es inevitable cumplirla (porque no es a la carta, es una paella, etc...) sobretodo evitar el comer cantidad, evitar el alcohol, picoteos de fritos, etcétera, vamos, lo que se dice comer mederadamente y a cambio de compensarlos. Si es comida con la cena, y si es una cena, al día siguiente.
¡¡¡TODO SEA POR LA SALUD!!!

martes, 7 de junio de 2011

Cenita Dukan

Hoy he estado más tranquilo, he pasado menos hambre y superado una mini reunión familiar, he ido a casa de mis padres y nos han sacado cosas para que cenara de forma informal, y he comido una loncha de Jamon Cocido, otra loncha de pechuga de pavo y una Coca Cola light. Muy buen ¿No?
Cuano he llegado a mi casa me he preparado mi cena Dukan. A ver si os gusta el aspecto. Son unos langostinos cocidos enrollados en salmón, y en el centro un poco de pavo. Aquí pegaba mejor unos taquitos de surimi cortado, pero me he quedad sin él. Como digo hoy ha sido un día muy bueno en lo que a la dieta se refiere.

Algunas cosas que estoy haciendo en esos cuatro días

El cuarto día de dieta... hoy mejor que ayer. Reconozco que ayer por la noche estaba un poco irascible, y eso que la cena no estuvo mal, pero son cosas con las que hay que contar estando a dieta. Lo lamentable es que lo sufren los que están alrededor (mi mujer y mi hijo, que además estaba malito). 
El tema que me trae hoy es contar a la comunidad que a mi me sacia (psicologicamente) ya sea por la sensación de dulce o de "postre" el mezclarme un yogur 0% con el queso fresco batido 0%. Además lo desayuno por la mañana mezclado con la avena y así además parece y yogur de muesli, jeje. 
Como digo, ayer me enfrenté por primera vez ante la creatividad, y para almorzar hice un experimento de mezclar 200 grs. de carne de pollo-pavo que venden en el Mercadona, con una clara de huevo, un poco de pimienta y eché otro poco de queso 0%. Consistencia cogió, parecía una mega hamburguesa blanca, pero no me convenció del todo. Hay que seguir mejorándola, probaré con algo de ajo y quitaré el queso. Para cenar, me hice una tortilla francesa con un huevo, dos claras y dos latas de atún al natural; por encima le puse una loncha de salmón. Aquí la pega es que le puse poca sal, pero no es una pega como tal, hay que ir acostumbrándose a comer así. 
Lo que tengo para utilizar como picoteo es surimi del Lidl (que me suelo comer a media mañana en el trabajo una bolsita en la que vienen tres "palitos"), pechuga de pavo (la barra que venden en el Mercadona que tiene poca grasa y pocos hidratos) y langostinos, que por la tarde me descongelo un "puñadito" y me los como a modo de aperitivo antes de cenar, esto sacia bastante también. Ayer también me comí antes de la comida una lata de berberechos del Lidl, y también me quitó esas "ansias" de comer. 
Como dice Dukan en el libro, la Coca Cola light me hace un efecto  de quitarme esa "necesidad de dulce" y me calma bastante ese hambre voraz. Suelo beberme dos al día (lo que va de dieta).

lunes, 6 de junio de 2011

A ver si termina mi catástrofe...

Ni blog, ni leches... pero vuelvo a intentarlo, esta vez con ya "archimegaconocida" dieta o método Dukan. En Internet puedes encontrar cantidad de gente que no solo la ha probado, sino que lo ha conseguido. En esta ocasión yo me doy un ultimatum, si esta vez no lo consigo, acudiré en ayuda de profesionales, antes de de decidirme a comenzar esta nueva dieta me encontraba en el punto de ir a la clínica del Doctor Santamaría en Madrid, puesto que tengo un amigo cercano que ha perdido 30 Kg. con su método. Pero viendo los comentarios de esta clínica en Internet también encontré al Dr. Joaquín Figueroa, cuyos comentarios casi me animan a acudir a él (y eso que dicen que cuesta 180 € la visita).
Pero fue en una cena de amigos (sí de esas que hacen engordar) cuando me recomendaron este libro, y fueron médicos, cuyos compañeros la están haciendo, quienes me la aconsejaron. Y como siempre, los que nos reconocemos impulsivos, me faltó el tiempo para ir a comprar el libro, y aquí estoy, intentando contar mi experiencia. La comencé el sábado pasado con 114,6 Kg. ¡Todo un record! Esta mañana ya pesaba 113,2 Kg. Por lo que aunque comencé con pocas ganas y poca motivación, ésta está llegando poco a poco...
Ya os iré contando.