viernes, 22 de julio de 2011

Pequeña crisis

Esta noche tengo necesidad de escribir, la llegada a este apartamento de playa, en estas mini vacaciones de fin de semana parecen que me han arrancado de mi "habitat" natural y por ende de mi dieta, me han salido los impulsos de pre-dieta cuando he visto una bolsa de patatas fritas, o el de pegarle un mordisco al helado de mi hijo cuando se lo estaba sujetando, me he tenido que decir a mi mismo "¡Cheeee! ¡Que estás a dieta!" Pero lo peor no es si lo he comido o no (que no lo he hecho) lo que me ha sorprendido es la naturalidad, como si de repente se me hubiera olvidado que estaba a dieta. No ha sido de estas veces que tienes tentación y el "angelito bueno" y el "malo" se ponen a "discutir": -venga, comete una que no pasa nada-; y el otro contesta: -tú verás, pero sabes que no te conviene, que después de una irá otro, y depués otra...-
Con esto quiero decir que hay que tener cuidado con el término "desconectar". Los que estamos a dieta estricta por nuestro sobrepeso, no podemos bajar la guardia, porque cualquier despiste (lo digo por experiencia) puede hacer que abandonemos la dieta, y tener, por tanto, y en el mejor de los casos, que volver a "empezar la dieta" cosa que, a mi por lo menos, me cuesta muchísimo.
Lo de "poner kilómetros por medio" es una terapia muy buena para "alejarse" de los problemas, es muy positivo para eliminar temores y ver los problemas desde otra perspectiva. ¿Nunca lo habéis probado? Pues lo recomiendo. Si tienes un problema, laboral, por ejemplo, cógete el coche y conduce, y conduce.... Y cuando veas algo bonito, párate, siéntate y respira hondo, y deja que pase el tiempo. Es como si hubieras dejado el problema atrás. Además, la sensación es proporcional a los kilómetros recorridos, aunque parezca mentira. Con esto quiero decir (que me he desviado del tema) que esa sensación de "alejarse de" no sea alejarse de la dieta. La dieta, a los que nos sobran muchos kilos (recalco que, a los que nos sobran muchos kilos, porque si son unos "kilillos" lo que nos queremos quitar, no hace falta ser tan extremo) tiene que estar siempre presente en nosotros. Me gusta poner el ejemplo del diabético, nunca olvida su problema, cuando come, cuando se levanta, siempre mide sus niveles, usa su insulina, ya sea en su trabajo, en sus vacaciones, etc. Pues los obesos tenemos un problema similar, y además crónico, seremos ex-obesos (y ójala pensáramos así) y aunque consigamos nuestro peso ideal, tendremos que controlar siempre lo que comemos, ver como compensar si hacemos un exceso; y así evitaremos volver a nuestro peso al que nuestra naturaleza tiende. Y al igual que esto, también soy ex-fumador, aunque lleve 6 años sin fumar. Siempre estoy vigilante, sé que un solo cigarro puede hacer que el "monstruito" que llevo dentro se despierte. Al menos eso me enseñó el libro de Allen Karr "Dejar de fumar es fácil si sabes como" y para mí se ha convertido en máxima ante el tabaquismo.
Gracias nuevamente por estar ahí (si hay alguien) y ser un desahogo en momentos de tentación. Disculparme que no haya puesto ni fotografía y haya errores tipográficos, pero es que desde la tableta, esun poco más complicado escribir en el blog. Buenas noches a todos.

6 comentarios:

  1. Hola Molaco, estoy contigo, esas pequeñas tentaciones que nos rodean si o si, a veces tenemos que tener más que fuerza de voluntad para superarlo. Yo también he aprendido que soy una ex-obesa y que siempre tendré que vivir con ello, me gusta tu comparación con los diabéticos yo decía que era como los ex-alcohólicos. Y respecto a fumar ¡¡¡¡yo también lo dejé con Allen Karr y su libro!!! aquel año que ª"El Gran Hermano" y Mercedes Milá se pusieron tan pesados,yo no tenía la menor intención pero como mi marido lo había dejado en octubre y lo llevaba realmente tan mal, un 16 de enero terminé el libro y fumé mi último cigarro, hasta hoy. No me ha producido ningún trauma pero si estaba un poco rellenita fue el comienzo de mi odisea con la obesidad y aquí estamos. Tampoco me arrepiento de haber dejado el tabaco. Animo y adelante.

    ResponderEliminar
  2. Hola Reyes, yo lo dejé porque tenía 24 años y fumaba un montón, y pensé que era bueno eso de llegar a cumplir, por lo menos 40 años, y a ese ritmo insalubre, lo dudaba. Ahora estoy muy contento y siempre alerta. Ahora comparandolo con el tabaquismo, he pensado que sería igual, depués de muchos intentos fallidos, un libro se va a convertir en la clave del éxito, y voy a conseguir adelgazar y de una forma definktiva.
    Gracias por leer mis palabras que lanzo al vacío.

    ResponderEliminar
  3. Hola Morlaco , eres estupendo , no he fumado jamás , pero si soy una gordita , camino a ser una ex -gordita es un camino largo y duro , porq es verdad q las tentaciones son muchassssssss , más cuando tenes niños , q las papitas , q el heladito y eso q yo tengo la suerte de q al mio los chuches no le gustan, pero no me desvio del tema , es solo cuestion de mentalizarse que es por nuestro bien , no solo en la autoestima si no en salud , digan lo que digan a mi la dieta dukan es la que mejor llevo y la que mejor me ha hecho sentir

    ResponderEliminar
  4. Salud, ahí has dado en el clavo, la Dukan, aunque fuera mala (que yo creo que buena no es, ha de ser un medio excepcional para lograr un fin) siempre sería mejor que mantenerse obeso toda la vida, o incluso mejor que someterse a una cirujía. Por eso me he decidido a seguirla, terminarla y no volver a acordarme de Pierre Dukan, y de mis kilos nunca más, jeje.

    ResponderEliminar
  5. Hola Morlaco, no sabes cuánnnnnnnnnnto te entiendo... he estado esta semana pasada de vacaciones en Andorra, el paraíso del queso, el chocolate y las galletas (entre otras cosas, claro) y te prometo que aunque antes de ir no tenía ansias por el chocolate, por ejemplo, o por las patatas fritas, en ciertos pasillos me asaltaron frenesís casi inhumanos... como le decía a mi chico, tenía ganas de comerme hasta el cartón de los paquetes... olía a chocolate y galleta que se me abrieron las cannn-nes... pero aguanté, como no podía hacer de otro modo porque tengo claro que soy como una adicta... de hecho mi novio me lo dijo al verme babear ante las chucherías, soy chucheinómana... y es cierto. Sé que ahora mismo estoy orgullosa de mí misma por no haber caído en la tentación, pero me conozco y si hubiera caído, ahora mismo estaría en medio de una espiral de autodestrucción, estaría jalándome cualquier carbohidratez de las de antaño, rebosante de calorías vacías... Así que ole tú también por tu fuerza de voluntad y por este post, nunca está de más que refresques la memoria, hay que estar alerta! Sobre todo cuando "bajamos la guardia" en lugares que no son los rutinarios... Besos!!!!

    Por cierto... en qué quedó lo del dukanmap, me suena que te envié el enlace, no????

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja. Chucheinómana, carbohidratez ¡Me encantan esos término! ¡Enhorabuena! por tu esfuerzo espartano, veo que hablamos el mismo idioma. Respecto al enlace, sí que me lo enviaste, pero lo ví en el iPhone, así que no pude hacer nada. Ruego me lo pases por e-mail. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar