lunes, 1 de agosto de 2011

La tentación del éxito "a medias"



Hola de nuevo. Escribo esta entrada para contaros que desde que bajé de 100 kg, y vi 15 Kg., menos en la báscula, estoy sintiendo la tentación de pensar que el éxito ha llegado, y me vuelven las ideas y tentaciones que he sufrido otras veces y que me llevaron a abandonar otras dietas. Bajar la guardia es muy peligroso. Creo que la razón está en verme bastante bien en el espejo (disculpad la inmodestia), en que la gente me felicite y me diga lo bien que me he quedado, lo mucho que se me nota y lo peor, "así ya estás bien". Todo suena como si ya hubiese terminado, como si hubiese terminado mi plan, y como he bajado tanto, lo que antes era un "pecado mortal" ahora empiezo a suavizarlo mentalmente: "¡Unas patatas fritas! no pasa nada, si ya estoy bien. Además si cojo algo de peso, mañana hago un día de proteínas puras, y ya está, y como si no hubiera comido nada". Todo esto me recuerda a cuando en otras dietas bajaba algo de peso, que esta actitud siempre fue la que me llevó al "abismo", por eso ahora tengo permanecer alerta. Siempre fue igual, caer en comer algo que, evidentemente por la dieta, no debía; pensar que, como en el día me la he saltado una vez podía dar ese día por perdido, "como hoy ya me la he saltado", mañana sigo, total, como tengo "saldo" de kilos, he perdido, "X", por 1 kilo que coja, en dos días me recupero.... Por poner un ejemplo, me saltaba la dieta en el aperitivo tomándome unas cervezas, luego a la hora de comer, ya daba igual qué comer, como ya había tomado cerveza; y luego, por la noche animaba a mi mujer a ir a una pizzería o un burguer con el pretexto que ese día me saltaba la dieta... Y, en palabras de una amiga de este blog "entras en un ciclo de autodestrucción" porque, efectivamente, al día siguiente piensas igual: "¡Vá! Mañana me pongo, hoy desayuno un croasancito". Cuando te das cuenta, llevas una semana así, y encima ya te da miedo subirte a la báscula porque sabes que te vas a llevar una decepción, y poco a poco la dieta va cayendo en el olvido, los kilos siguen subiendo y además con un ímpetu irrefrenable. En un par de meses no solo coges los kilos que te has quitado, sino que además el rebote hace que tu límite "superior" suba algún kilo más. Si antes de 112 nunca pasabas, ahora ves 113, así es como yo llegué a mis 114,6 Kilos de límite superior.

Os cuento esto porque, como digo, ahora estoy pasando por esta etapa de tentación, y no me gustaría repetir la historia. Tengo que pensar que todavía me quedan 13 kilos para tener éxito, que lo contrario no es un "éxito a medias", sino un fracaso, y que hay que seguir en la lucha, entre otras cosas (que me ayuda mucho pensar esto) porque ahora para obtener estos resultados, con la dieta Dukan, estoy poniendo a mi organismo en una situación casi límite de privación de nutrientes muy importantes para el correcto funcionamiento del cuerpo, y evidentemente no sería nada bueno, el volver una y otra vez a este tipo de dietas. Lo correcto sería una sola vez, y la definitiva. Pienso que, como todo en la vida, al final, todos los excesos, de alguna u otra forma, se pagan (y la dieta Dukan la considero un exceso; de privación, pero un exceso). He decidido someterme a este "tratamiento" para evitar meterme en un quirófano, y para evitar todos los riesgos cardiovasculares de permanecer obeso, pero esto tiene que ser algo serio y tener una contrapartida de responsabilidad, deberíamos "firmar" un pacto con nuestro organismo, y decirle:

"Mira, te voy a restringir los hidratos de carbono, tan importantes para ti, y te voy a meter mucha proteína. Con eso te voy a quitar mucha grasa y peso de encima, tendréis que hacer un esfuerzo extra, sobretodo vosotros hígado y riñón, y me tenéis que prometer que no os vais a poner malitos. A cambio, yo os prometo que me pondré en un peso en el que ya no vais a sufrir tanto, ahora me refiero a tí, corazón; y prometeré también que siempre vigilaré dicho peso para estar así saludable, cuando lo consiga, además, te mimaré haciendo una dieta sana y equilibrada incluso haciendo algo de deporte. Así que os pido que funcionéis perfectamente durante esta dura etapa y os lo agradezco por ello."

Puede sonar un poco cursi, pero muchas veces me da miedo pensar por dónde saldrán todos los excesos que se van haciendo a lo largo de la vida. Hay un dicho, que decía mi abuela, que es un poco mal sonante, pero permitirme que termine esta entrada con él porque creo que ilustra mucho lo que quiero expresar hoy: "Quien de joven se come la sardina, de viejo, caga la espina".

9 comentarios:

  1. Morlaco, te entiendo perfectamente... a mí estas tentaciones también me están acechando últimamente... y no me da la gana de caer en ellas, porque es lo que tú dices, la espiral de la autodestrucción es imparable... me da miedo caer ahí, y por eso mismo, lo evito.

    No es cursi el pacto que has escrito, en esas palabras o en otras, lo importante es tomárselo en serio, que esto es cuestión de SALUD.

    Por último, gracias por este post. Reflexiones así nos ayudan muchísimo a seguir en el "crucero" :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí, Violeta, insisto en que formáis parte de mi dieta, jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Y disculpa Violeta por no memcionarte, Jajaja, ahora recuerdo que es tuya la frase de "entrar en una espiral de autodestrucción".

    ResponderEliminar
  4. así,estoy muy animada ,da gusto leeros un beso!!y seguid así y yo también claro...

    ResponderEliminar
  5. Tienes que ser fuerte, piensa que todos estamos aquí contigo, que tu fracaso también será el nuestro... eso es lo que yo pensaba cuando tenía tentaciones, que tenía un compromiso conmigo misma y con la gente que me había leído o escuchado. De verdad ánimo y compromete con nosotras que te leemos y esperamos leer un día que has llegado a tu peso justo porque tu triunfo será un poco parte de todas.

    Ánimo!

    ResponderEliminar
  6. A mi en otras dietas también me ha pasado lo que comentas.. es un coñazo pero creo que pasa en bastantes ocasiones, de hecho a mi con dukan me ha pasado, pero espero que esta vez sea la definitiva y para diciembre poder conseguir mi objetivo como dice mi tablita.. aissssssss

    UN besazo

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este post ya que nos refleja a la mayoría. El simple hecho de saber que, por lo menos en ese sentido, somos iguales, creo que nos da un poquito más de fuerzas para seguir sin flaquear. Ánimo, que lo más duro ya está conseguido!

    ResponderEliminar
  8. Oyeeee Morlaco, cómo mola, en serio el concepto "espiral de autodestrucción" es mío? jejeje... no me acuerdo, pero si tu lo dices, es posible pq al leerlo me resulta taaaaaan familiar... es lo que siempre me ha pasado y NO quiero que me/nos vuelva a pasar. EStamos todos juntos, we Du-Kan!!! :)

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno violeta: "Yes, we du-Can" jajaja. Lo adopto como lema

    ResponderEliminar