lunes, 26 de septiembre de 2011

¿De dieta en invierno?



Hola a todos de nuevo, y disculpad que no haya actualizado el blog desde hace tiempo, pero han comenzado mis quehaceres diarios, y dispongo de muy poco tiempo; así que ahora que tengo un ratillo me pongo manos a la obra.
Hasta que mi hijo no comience el comedor en octubre estoy todavía más apurado de tiempo. Le llevo al colegio, voy a trabajar, le recojo del colegio, preparo la comida, como "como un pavo", le doy el "testigo" a mi mujer y voy zumbando a la universidad... hasta que termino. No quiero decir con esto que sea un "superhombre", creo que muchos como yo tienen ese ritmo o parecido, pero lo que quiero que veáis es el contraste con el ritmo del verano, donde tenía mucho mas tiempo para hacer cosas, y lo más importante, tenía la mente más despejada para ocuparla en otra cosa, como adelgazar.
He leído muchas veces que la gente prefiere adelgazar en invierno, porque dicen que en verano se sale más, se toman más helados y más cervezas, y que en invierno, al estar más en casa, es más fácil adelgazar. Yo estoy totalmente en desacuerdo. Adelgazar requiere de una preparación mental y un sosiego de vida que creo que en invierno no se logra. Una vez entrado el mes de septiembre el ritmo de vida es más acelerado y la mente está más concentrada en otros temas que en adelgazar. En mi caso ya lo estoy notando, ya me ha ocurrido que he llegado a casa para preparar la comida y ni me había planteado qué iba a comer, pero como el tiempo es escaso, ya no puedo ir al supermercado a comprar, por lo que tengo que preparar cualquier cosa. A diferencia del verano, que salía tranquilamente de trabajar, y como no tenía prisa, me iba al supermercado a ver qué me apetecía, pero ahora, bastante tengo con pensar qué hace de comida para mi mujer e hijo, como para ponerme a pensar qué comer yo; reconozco que es un problema de planificación al que me tendré que ir acostumbrando, pero ahora surgen muchos más imprevistos que hay que ir capeando.
Por lo que hoy, he decidido poner una raya a mi dieta. Por fin he bajado de los 90 Kilos, y eso hacen ya unos 25 kilos perdido, todo ello desde el 4 de junio: ¡Toda una hazaña! Pero ahora viene lo difícil. El seguir bajando hasta los 85 kilos que me planteé como objetivo pero de una forma "algo más saludable", ya se que muchos me criticaréis por esto, por desviarme de la Dieta Dukan, pero son ya casi 4 meses sometiendo al cuerpo a un régimen estricto, privándole de vitaminas, fibra, hidratos.... y ese bagaje ya lo estoy notando: a nivel mental, a nivel intestinal, etc. Así que he decidido cambiar la dieta y hacer un experimento, a la espera del veredicto de la báscula. Este experimento se basa en que en el desayuno tomaré un zumo de naranja recién exprimido, pan con aceite  de oliva virgen extra y un café con leche. Quiero que desde por la mañana beneficiarme de la fructosa y las vitaminas que me pueda aportar la naranja, los antioxidantes de un buen aceite (y recalco lo de "buen aceite") y los hidratos de carbono de una rebanada de pan. Por lo que prescindiré del salvado de avena, cuya eficacia he dudado durante toda la dieta y sigo dudando. A mediodía tomaré algún lácteo descremado (como en Dukan) y para comer, siempre tomaré verdura con proteína (las verduras en puré, o hervidas con agua y sal; y de proteínas, pescados o carnes a la plancha) por la tarde también tomaré algún lácteo o fiambre de pavo; y de cena, cosas ligeras, a ser posible ricas en proteínas (tortilla francesa, algo de pescado, ensalada con atún y huevo duro.....) Como veis, tomaré hidratos solo en el desayuno, verduras a diario iniciando ya lo que es una dieta equilibrada. Tal vez los días que haga deporte (porque me he propuesto salir a correr tres días a la semana) me permitiré el lujo de tomar algo más de hidratos en forma de arroz o cereales integrales, pero eso lo iré viendo más adelante.



Como he indicado más arriba hoy es un día especial, me gustaría que fuera un nuevo amanecer donde con un cuerpo nuevo comience a adquirir hábitos saludables de por vida. Frutas, verduras, carnes, y productos de calidad sean lo más habitual en mi dieta; además de deporte de forma habitual. Ya os iré poniendo al día de cómo me va en este nuevo estado.
Por el momento ya soy capaz de correr 45 minutos seguidos, todo un logro. Así que me he fijado, en las próximas semanas correr dos días media hora y uno (en fin de semana) 45 minutos... para que poco a poco llegue a mi reto de correr 45 minutos, tres días en semana.

5 comentarios:

  1. tienes todo mi apoyo en este cambio,puede que sea más lento,pero será más sano
    ánimo!
    un saludp!

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo contigo has conseguido quitarte mucho peso
    Y ahora solo hay que cuidarse , no hay que castigar tanto el cuerpo solo para estar mejor
    Por favor cuenta de vez en cuando cómo lo llevas me aras un gran favor
    Un beso y cuídate mucho Lina

    ResponderEliminar
  3. ¿y por qué, digo yo, no te pasas a la tercera fase, la de conso?

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos:
    Yo no he hecho la dieta dukan, estoy un poco en contra, puesto que quiero ganar en salud.
    Llevo desde abril haciendo dieta, como como una bestia parda y he bajado 25 kilos, a kilo por semana, pero todo muy saludable y mucho deporte, pero mucho... no importa la hora.
    Saludos y me alegro que dejes la dieta dukan, no te trae nada bueno.
    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Lo que mas me ha gustado es la frase que has dicho de que toda intención de adelgazar pasa por un convencimiento a nivel mental...

    Un abrazo
    David

    ResponderEliminar