domingo, 3 de junio de 2012

Vuelvo a casa...


En primer lugar quería pedir disculpas a todos los lectores de mi blog: durante un tiempo estuve escribiendo, desahogando mis frustraciones y contando todos mis problemas y avatares con la dieta; y un día, de buenas a primeras, dejo de escribir. La sensación que tengo es de haber utilizado a la gente para un fin, mi fin: adelgazar, para luego, cuando consigo resultados, de la noche a la mañana, dejáis de saber de mi. Mil disculpas por ello.
Creo que hoy hace un año exacto que comencé la dieta Dukan, y mi lectura de ello es que es una dieta estupenda, con resultados extraordinario; siempre que no hagáis lo que yo: abandonarla.
Todo fue muy despacito. Primero la dejé por un motivo estresante, y es verdad, una mudanza a finales de octubre, sin beber alcohol y haciendo algo de deporte, parecía que lo tenía controlado, pero antes de entrar en las Navidades, ya me había metido unos kilos "pa el cinto". Después vinieron las navidades. Allí me metí otros kilos, las situaciones estresantes, lejos de alejarse, aumentaron: dejé la carrera, inicié una actividad empresarial..... poco a poco, la dieta fue cayendo en el olvido de la misma forma que el anillo único forjado por Sauron, antes de ser encontrado por casualidad por Golum... 
Y así, después de Navidades que salí con algo más de 94 kilos, comida tras comida, cerveza tras cerveza,  croissant tras croissant y palmera tras palmera, me subo a la báscula hoy 3 de junio y vuelvo a ver tres cifras: nada menos que ¡¡103 kilos!!.
Y me encuentro en un punto que no sé qué hacer. Ya se que me sigue quedando "crédito". Peso 11 kilos menos que el año pasado. Pero siento que por falta de cuidado he hecho el tonto, y he podido perder una oportunidad estupenda para mantenerme entorno a los noventa (no digo ya el mantenerme en el peso que me fijé de 85 kg.). En caulquier caso, lo primero que siento es miedo. El año pasado tenía bastante estabilidad psicológia: laboralmente estaba bien, me encontraba tranquilo, me pasaba caso todo el día planeando lo que iba a comer, lo que iba a cenar, cuándo iba a caminar... ahora, todo eso ha cambiado. Salgo a las 8 de la mañana de casa, acudo a mi trabajo, llego con la hora pegada a comer; como cualquier cosa y rápido para continuar con la empresa que he creado, que además es una actividad estresante, y llego a mi casa a las 9, sin tiempo para pensar qué cenar, qué comer al día siguiente.... con lo que hasta ahora, me sentaba a cenar con dos objetivos: calmar mi ansiedad, y terminar con una barra de fuet, sin olvidar que, ahora que comienza el calor, la cerveza refresca bastante.... Por esto me da miedo, la situación es totalmente distinta a la del año pasado. Pero no me puedo dejar, tengo que volver a luchar, si hace falta recomenzar una y otra vez para no dejarme "engullir" por la obesidad.
Como digo, no sé qué hacer, si retomar la dieta Duka u optar por otras dieta más saludables, en cualquier caso, cualquier cosa distinta a seguir como hasta ahora. Ya vuelvo a escuchar ese "¡Has vuelto a engordar!" y qué casualidad, de la boca de los que nunca dijeron "¡Has adelgazado!". 
Tengo que decir que los piensen "la dieta Dukan hace rebote" tengo que decir que no hay más culpable que yo en haber cogido este peso (de 88 que llegué a pesar a 103). Uno no puede dejar la dieta como lo hice yo, sin hacer etapa de consolidación, sin hacer día de proteínas puras, volviendo a usar el ascensor, retomando el hábito del aperitivo (cerveza y picoteo) y en definitiva el retomar el hábito de comer, a cualquier hora y cualquier cosa, pero hoy recomienzo, y mientras decido qué hacer, de momento hoy he comido sólo proteínas.
Sé que estas líneas decepcionarán a más de uno, que se habían hecho de mi una imagen de dieta-man, pero quiero retomar el camino y os vuelvo a pedir vuestra ayuda virtual que hizo que el año pasado obtuviera el éxito, ya sé que no lo merezco, pero volveré a escribir con la intención de que también pueda ayudar a alguna persona con mi experiencia.
Mi primer castigo: postear la foto de mi panza.